FANDOM


"Es una buena historia."
"¡AH! Así es. ¡Oh! A mí me encantan las historias, ¡ha ha ha ha!
"
— Edward y Salty

La Sorpresa de Salty es el duodécimo episodio de la décimo sexta temporada.

TramaEditar

Es la época de Navidad en la Isla de Sodor y Edward y Thomas están en los muelles de Brendam, donde Thomas está transportando vagones con regalos. Ambas locomotoras coinciden en que la Navidad es su época favorita del año. Salty se acerca y admira el tren de regalos antes de que Thomas lo lleve a Knapford. Edward le pregunta a Salty si le gustan los regalos y las fiestas, pero Salty explica que no tiene tiempo para eso. Continúa comentando que todo lo que necesita es una historia y se va. Edward está seguro de que una historia no puede ser todo lo que Salty necesita y decide encontrarle un regalo de Navidad. Edward está seguro de que Víctor tendrá algo que le gustará a Salty y se marcha.

En los Talleres, Edward le cuenta a Víctor sobre su plan para darle un regalo a Salty. Víctor está feliz de dejar que Edward se pasee por los Talleres para encontrar algo. Adentro, Edward se detiene con Rosie, quien está felizmente pintada. Edward decide llevar a Salty un balde de pintura como regalo. De vuelta en los muelles, Edward le presenta a Salty un balde con pintura verde brillante. Esto le recuerda a Salty una historia sobre pintura verde. Le cuenta a Edward la historia de cómo una vez fue pintado de verde y nadie pudo encontrarlo mientras se mezclaba con los alrededores. Salty le agradece a Edward su amabilidad, pero rechaza el balde de pintura.

Edward regresa a los Talleres donde explica que Salty no quería ser pintado de verde. Kevin sugiere que Edward le lleve a Salty una chimenea elegante. Edward está perplejo porque Salty es una locomotora Diésel, pero Kevin cree que Salty apreciará una chimenea elegante de todos modos. Edward acepta y regresa a los muelles con eso. Una vez allí, Edward le muestra la elegante chimenea a Salty. La chimenea le recuerda a Salty una historia en la que una vez le dieron una chimenea similar. Cranky había colocado la chimenea sobre Salty, pero se cayó y rodó hacia el mar. Salty nuevamente agradece a Edward, pero rechaza la chimenea elegante. Edward piensa que es una buena historia, pero todavía quiere darle un regalo de Navidad a Salty.

Edward le devuelve la elegante chimenea a Kevin en los Talleres y luego sale a buscar otro regalo para Salty. A medida que avanza, Edward ve algunos árboles de Navidad cerca de la vía. Edward está seguro de que a Salty le gustaría un árbol y se lo lleva a Salty. El árbol le recuerda a Salty otra historia más. Él recuerda la vez que le dieron un árbol de Navidad, pero el aroma del mar lo destruyó. Salty le agradece a Edward, pero no puede tomar el árbol. Edward está molesto porque no ha encontrado un buen regalo, pero Salty le asegura a Edward que le ha dado un muy buen regalo; una historia que contar.

Thomas, Percy, Gordon y Emily llegan a tiempo para escuchar la nueva historia de Salty sobre una locomotora muy amable llamada Edward que quería darle un regalo de Navidad a una vieja locomotora Diésel. Todas las locomotoras disfrutan la historia. Luego llega el Inspector Gordo vestido como Papá Noel. Le desea a todas las locomotoras de los muelles una Feliz Navidad. Todas las locomotoras tocan sus silbatos y Edward toca el más fuerte de todos.

PersonajesEditar

UbicacionesEditar

RepartoEditar

México y LatinoaméricaEditar

CuriosidadesEditar

ErroresEditar

  • Cuando el árbol está en la cabina de Edward, su tripulación desaparece.
  • El narrador dice que Salty se fue "resoplando", pero él es una locomotora diésel.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.